Lecturas de tiempo robado

Hola amigos, espero que estén muy bien. Los últimos meses han sido difíciles en cuanto a actualizar el blog con nuevos artículos. He tenido muchísimo trabajo, quedando con poco tiempo para otras actividades. Sí, estuve leyendo, pero intermitentemente, en momentos “robados” a la rutina. Compartiré con ustedes lo que quedó conmigo de algunos de estos libros que me acompañaron durante este periodo.

RG - Fotografía libro En los bosques de Pavel Mielnikov de Romina Opina - por Romina Guerra Alvarez - rominaopina ©All rights reserved by Romina Guerra Alvarez

En los Bosques – Pavel Mielnikov

Esta extensa novela es un tesoro. Me llegó como un regalo de Navidad, qué sorpresa, un par de tomos encuadernados en cartoné, un poco gastados y maltrechos, pero hermosos en su presencia.

Estuve alrededor de un mes viajando -leyendo- por las orillas del Volga, en el corazón de Rusia, con un grupo de raskolnikis (siglo XIX): los fieles de la antigua iglesia, muy tradicionalistas y conservadores. Estuve presenciando las aventuras y desventuras de Patap Maximich (Chapurin), el protagonista, su familia, sus vecinos, amigos y enemigos. Recorrí los bosques, el campo, el verano y la nieve, tradiciones, amores y conventos de esa Rusia.

“Según cuentan, en la orilla izquierda del Volga está la cuna de la vieja Rusia, antiquísima, permanente, incontaminada. Allí no hubo nunca extranjeros. Desde que Rusia existe, sus esencias se han mantenido y se mantienen en toda su pureza. Buen país, aunque en él miren mal al forastero”. (“En los Bosques” de Pavel Mielnikov, Ediciones Arion, traducción de Natalia Varamsina y Consuelo Berges, 1960)

Los raskolnikis son quienes siguen la tradición del Raskol, quienes se aferraron a la vieja tradición en el cisma de la Iglesia Rusa ocurrido a mediados del siglo XVII. Fueron discriminados y perseguidos, pero se mantenían firmes.

En esta novela de Mielnikov se describen paisajes, costumbres y tradiciones, ritos de la fe del Raskol. Vestimentas, como el sarafan de las mujeres, las “bodas por rapto”, las comidas tradicionales, funerales y los baños calientes tras los cuales los hombres rodaban en la nieve.

Tuve más de mil doscientas páginas de entretención e instrucción, emociones de angustia, humor, llanto: la vida misma. La versión que leí de “En los Bosques” de Pavel Mielnikov (Andrei Pecherski), pertenece a Ediciones Arion, con traducción de Natalia Varamsina y Consuelo Berges, Prólogo de José-Vicente Torrente, Clásicos Inéditos, Madrid 1960.

Mielnikov fue funcionario del estado y hacia del final de su vida escribe sus dos mayores obras “En los Bosques” y “En la Montañas”. La primera novela, que logró éxito, la editó por cuenta propia, publicándola durante cuatro años (1871-74) en el Diario Ruso.

“En los Bosques” recomendada para quienes buscan novelas históricas, también textos extensos con muchos personajes y tramas, también interesados en la literatura rusa del siglo XIX. Y para quienes busquen información sobre el Raskol y los raskolnikis.

“Gorki, en su novela Entre la Gente, nos dice del libro de Mielnikov: «Es un glorioso poema ruso y al leerlo he sentido lo que, realmente, es un buen libro.»” ( Nota biográfica de “En los Bosques” de Pavel Mielnikov, Ediciones Arion, traducción de Natalia Varamsina y Consuelo Berges, 1960)

RG - Fotografía libro En los bosques de Pavel Mielnikov de Romina Opina - por Romina Guerra Alvarez - rominaopina ©All rights reserved by Romina Guerra Alvarez

 

El retrato de Dorian Gray

Siempre lo he conocido como un clásico, pero no lo había leído. Novela de 1890 del escritor irlandés Oscar Wilde. De su lectura me quedaron las siguiente ideas…

El Artista o el Arte te dicen y muestran las verdades que no quieres ver o aceptar. Si no te gusta lo que ves, lo odias y quieres destruirlo. Por ejemplo, lo que hace la sociedad en que se mueve el mismo escritor o protagonista, que esconde y reniega aquello que le asusta aunque sea lo “real”.

El alma o la consciencia, lo que no puede ser visto directamente por los otros, puede estar escondida, pero sucia y podrida (como el retrato de Dorian). Si bien los demás verán solo el exterior, esto será por un tiempo limitado, porque lo real -la verdad- saldrá a flote, si no en vida, tras la muerte.

Por otro lado, se observa cómo las malas o incorrectas influencias en una mente inocente, pueden llevarla “por el mal camino”, a la corrupción e incluso a su propia destrucción. El caso de Henry Wotton sobre Dorian Gray.

RG - Fotografía libro Dorian Gray de Wilde de Romina Opina - por Romina Guerra Alvarez - rominaopina ©All rights reserved by Romina Guerra Alvarez

En la narración de Wilde se da una descripción muy detallista de los lugares, a modo de instrucciones para el escenario de la acción.

La novela fue controversial en su época debido a las relaciones entre los personajes masculinos. En realidad, en mi primera lectura de esta obra sí me dejaba perpleja la admiración física y emocional tan abiertamente expresa entre hombres. En realidad de eso es lo que trata el libro: el artista dice lo que no se quiere decir, muestra lo que no se quiere ver.

Últimas palabras

Dejaré las reseñas de los otros libros (obras de Hermann Hesse, Ray Bradbury, entre otros) para una próxima entrada. ¿Qué les parece? ¿Han leído las novelas que revisamos hoy?

Anuncios

Acerca de Romina Guerra

Graphic Designer / Diseñadora Gráfica - Pontificia Universidad Católica de Valparaíso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: