Una mirada a las novelas ¿románticas? de Jane Austen

Tras leer las seis novelas principales de la escritora inglesa Jane Austen (1775 – 1817), puedo decir que en ellas describe el amor y el matrimonio bajo las convenciones  sociales y la cotidianeidad de la época en que vivió: una necesidad para toda joven respetable y una obligación para cada caballero en la mayoría de edad.

RG - Fotografía reseña Novelas de Jane Austen - por Romina Guerra Alvarez - rominaopina ©All rights reserved by Romina Guerra Alvarez

Jane Austen describe, observa y critica con un tono de humor y sarcasmo que evidencia un profundo análisis de la sociedad que la rodeaba: damas y caballeros de la pequeña burguesía rural.

Me parece que sus historias son un pretexto para crear un retrato honesto de su entorno -sin grandes “dramas”- una crítica del comportamiento de las personas y una oportunidad de ejemplificar valores como el respeto hacia los demás, la amabilidad y el compromiso frente a otros.

Sus creaciones no son novelas románticas en el sentido literario. Los personajes no se dejan arrastrar irracionalmente por sus emociones (la gran diferencia con las novelas de las hermanas Brontë), pues deben hacerlo por el honor, la palabra empeñada, el compromiso y las convenciones sociales. Aquellos personajes impulsivos que se acercan a lo romántico (más emocionales que racionales) viven las consecuencias negativas de sus actos.

En la actualidad las novelas de Jane Austen se consideran románticas porque dentro sus historias, las heroínas persiguen la felicidad a través de la búsqueda del amor verdadero (¿no hacemos lo mismo en el presente?), el cual puede ser una clara recompensa para las más pacientes y prudentes como Elinor Dashwood  (“Sense and Sensibility”), Fanny Price (“Mansfield Park”) y la dulce Anne Elliot (“Persuasion”).

Aunque el amor en las obras de Jane Austen es también una oportunidad de redimirse tras un comportamiento equivocado, como Lizzy Bennet que termina enamorándose a pesar de sus prejuicios contra Mr. Darcy, y Marianne Dashwood que finalmente acepta el amor tranquilo, pero constante que le ofrece el introvertido y “apagado” Coronel Brandon. Lo mismo ocurre con Emma Woodhouse, que recién tras darse cuenta de sus errores, está a la altura para recibir el amor de Mr. Knightley (“Emma”).

Asimismo, Jane Austen escribe sobre el amor fraternal, siendo parte importantísima la relación de hermanas como eje central en obras como “Sensatez y Sentimiento” (Elinor y Marianne) y “Orgullo y Prejuicio” (Jane y Lizzy). Esto pone de manifiesto -seguramente- las vivencias y cercanía con su hermana mayor Cassandra, únicas mujeres de ocho hermanos.

Jane Austen construye personajes que aparecen como estereotipos en sus novelas. Nos presenta a la anciana charlatana y muchas veces chismosa, a damas jóvenes afectadas y superficiales, caballeros ricos y orgullosos, jóvenes libertinos; en contraste con protagonistas y personajes que junto a sus virtudes naturales, han cultivado sus capacidades con la educación y la tranquilidad de carácter. Sin embargo, ninguno escapa a la presentación de sus defectos.

La cena fue suntuosa, los criados numerosos y todo hablaba de la inclinación de la dueña de casa a la ostentación y de la capacidad de respaldarla por parte del anfitrión. A pesar de las mejoras y agregados que le estaban haciendo a su propiedad en Norland, y a pesar de que su dueño había estado a unos pocos miles de libras de tener que venderla con pérdidas, nada parecía dar señales de esa indigencia que él había intentado deducir de todo ello; no parecía haber pobreza de ninguna clase, excepto en la conversación… pero allí la deficiencia era considerable. John Dashwood no tenía mucho que decir que mereciera escucharse, y su esposa aún menos. Pero esto no era ninguna desgracia en especial porque lo mismo ocurría con la mayor parte de sus invitados, casi todos víctimas de una o de otra de las siguientes inhabilidades para ser considerado agradable: falta de juicio, ya sea natural o cultivado; falta de elegancia, falta de espíritu o falta de carácter. (“Sensatez y Sentimientos”, Jane Austen, Editorial Andrés Bello, 2000)

Por otro lado, en sus novelas describe de qué forma temas tan “poco románticos” como la diferencia de riqueza, las herencias, la dote, la ascendencia familiar y la calidad del vestuario podían pesar más en las relaciones que los sentimientos y afinidades naturales.

Leer una de las novelas de Jane Austen es un viaje al pasado, un época en que las relaciones familiares y amistades se regían principalmente por costumbres y comportamientos preestablecidos. Historias que en el presente nos parecen románticas porque nos llevan a un pasado que algunos idealistas añoran. Pero en verdad es un viaje bastante objetivo a ese tiempo, un cuadro de “tonos pasteles” pero de aguda observación , que muestra el entorno en que se desenvolvía una joven de la época. La prosa de Jane Austen -junto a su narrador omnipresente y juzgador- sensible y a la vez dura, es precisa y humorística, creando historias de amor verdadero, sin describir ningún beso entre sus protagonistas.

¿Seguirás pensando que las novelas de Jane Austen son solo para mujeres o para idealistas “romanticonas”?

Si bien, su obra de mayor reconocimiento es “Orgullo y Prejuicio”, con la famosa frase de Mr. Darcy –“Usted me permitirá que le diga en qué forma tan apasionada la admiro y la amo.”-, mi favorita es “Sense and Sensibility”.

¿Y tú has leído a Jane Austen?

Escrito por Romina Guerra Alvarez.

Anuncios

Acerca de Romina Guerra

Graphic Designer / Diseñadora Gráfica - Pontificia Universidad Católica de Valparaíso

  1. Eileen Princesa Snape

    Solo he leído Sensates y Sentimientos ( que también es mi favorita) Orgullo y Prejuicio le sigue, Mansfield Park y Persuasión. E intentado leer Emma pero nunca paso de los primero capítulos. Mi personaje favorito es el Mr. Bingley, el Coronel Brandon y Mr. Darcy. Y creo que sus obras son para ambos tipos de mujer y más.

    • Romina Guerra

      Mansfield’s Park es la que más me “choca” con el romance entre primos que se supone se querían como hermanos. Persuasión me gusta, aunque me “da rabia” el inicio, por cómo Anne se deja convencer y renunciar a su felicidad. Definitivamente mis favoritas son Sensatez y Sentimiento, y Orgullo y Prejuicio, pues combinan a la perfección el amor, el humor y la crítica aguda. Un abrazo grande y gracias por comentar!!

  2. Escribir o morir en el intento

    Ya las leí casi todas, mi favorita es Emma aunque me pasó que no me gustó al principio porque exageró en los detalles de la vida diaria pero cuando se mete en líos por los malos consejos que le da a su amiga, se vuelve divertida y hasta triste.

    • Romina Guerra

      Sí, bueno, creo que Emma es entretenida y amena, pero no mi favorita. Muchas de las actitudes de la protagonista resultan molestas, no me genera tanto cariño como Marianne, por ejemplo. jeje Varios personajes y sus discursos resultan tediosos y aburridos, lo que me hace pensar que a eso apuntaba Jane Austen, mostrar las intrigas, el tedio de ese pueblo pequeño y el cerrado círculo de conocidos con los que estabas poco menos que “obligado” a socializar. Un abrazo y muchas gracias por comentar!!

  3. milagros

    Hola:

    Déjame felicitarte por tu reseña, me encantó, he leído algunas novelas de Austen, Orgullo y Prejuicio, Emma, Mansfield’s Park y Persuasión, esta ultima mi favorita. Yo tampoco considera que Austen sea una escritora cien por ciento romantica (no me refiere al movimiento literario, si no me equivoco ella pertenecía al realismo), pues trata diversos temas no sólo el amor, pero tengo una duda ¿Qué paramento o criterios debemos tener en cuenta para tachar una novela de romantica?.

    • Romina Guerra

      Lo “romántico” o romanticismo como género actual, coloquial, referido a canciones o películas, lo entiendo como historias sobre relaciones amorosas, enamoramiento, pasión, desamor, rupturas, parejas, etc. Por eso actualmente las obras de Austen son clasificadas en esa categoría.
      El Romanticismo Literario fue un movimiento cultural de finales del siglo XVIII y primera mitad del siglo XIX en respuesta al Racionalismo y Neoclasicismo. En el Romanticismo prima la subjetividad, la búsqueda de libertad, originalidad (frente a las reglas establecidas y la razón) e imperfección, inspiración en la naturaleza. Se describen paisajes misteriosos, salvajes, melancólicos, sombríos.
      En este sentido literario, pienso que las obras de las hermanas Brontë se acercan más al Romanticismo literario (Jane Eyre, Cumbres Borrascosas). Por el lado de Jane Austen, el personaje de Marianne Dashwood representa ese sentir romántico, más allá de las reglas y donde prima la emoción y el sentimiento. Y de acuerdo al “castigo” que da Austen a Marianne y la posterior moderación de su personalidad, podríamos concluir que la escritora no parece seguir los preceptos del romanticismo como norma de conducta ideal.
      Me parece a mí.
      Un gran abrazo y muchas gracias por dejarme tu comentario!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: