Vincent van Gogh: Cartas a Théo

Queridos amigos y lectores:

Últimamente he leído “Las cartas de Vincent van Gogh a Théo” de Alianza Editorial, 2011. Este memorable pintor, de una carrera corta pero muy fructífera en cuanto a creación, no así desde lo económico y el reconocimiento popular (mientras vivió), dejó un legado epistolar notable: 819 cartas, de ellas 661 dirigidas a su hermano menor Théo van Gogh.

RG - Fotografía reseña Cartas de Vincent van Gogh a Théo - por Romina Guerra Alvarez - rominaopina ©All rights reserved by Romina Guerra Alvarez

Vincent fue hijo de un pastor protestante. Nació el 30 de marzo de 1853 en la localidad holandesa de Groot-Zundert y su hermano Théo nació 7 años después. A los 16 años de edad, Vincent entró al negocio familiar de marchante de arte con su tío, fue trasladado a Ámsterdam, Londres y París, pero no resultó un buen comerciante, lo que sumado a un rechazo amoroso, le llevó a una gran melancolía y cambió el rumbo de su vida.  De esta época en Londres nace la decisión de Vincent de escribirse a menudo con su hermano.

Posteriormente trata de seguir los pasos de su padre y se prepara para estudiar teología, pero es rechazado. Lo envían a una de las zonas más pobres y miserables del país, la región minera de Borinage. Allí Vincent se entremezcla con los mineros y ve sus sufrimientos, termina viviendo de la misma forma que ellos para acercarles la palabra de Dios. Pero sus superiores no le renuevan el contrato.

Vuelve a la casa paterna, sufre un nuevo desengaño amoroso, esta vez con una prima que quedó viuda, Klee (Vincent la nombra simplemente “K” cuando escribe a Théo sobre sus penas).

A los 27 años, apoyado por su hermano, decide dedicarse a pintar y construirse una vida como artista. Realiza estudios de sus pintores favoritos, así como dibujos y bocetos de campesinos, tejedores, gente humilde.

Convive con una pobre mujer embarazada y  con su hija. La mujer ejerce la prostitución y Vincent trata de “salvarla”, pero la situación económica es muy difícil, pues apenas puede mantenerse a él mismo, ya que debe invertir en los implementos de trabajo. Esta relación le provoca la desaprobación de su familia, hasta que Théo logra convencerle de seguir con su vida y enfocarse en su carrera artística.

A través de su vasta correspondencia, Vincent deja un legado de sus pensamientos, ideas, sufrimientos, esperanzas, lecturas y autores que le influenciaron en su trabajo.

Es así como nos comparte su admiración por la obra de Millet, Daumier, Delacroix, Rembrandt, los grabados japoneses, entre otros. Expresa sus gustos literarios, pues era un ávido lector: Shakespeare, la Biblia, Goncourt, Maupassant, Zola, etc.

Podemos vislumbrar sus gustos, sus miedos, su proceso creativo y la evolución en su visión artística en el uso del color. Así como la descripción de sus precarias condiciones de vida, sus problemas al momento de hallar modelos, su apasionada y fervorosa entrega al trabajo. También somos testigos de la decadencia de su salud física a partir de mala alimentación y posteriormente de sus crisis mentales.

La lectura de este libro permite ver la honesta y fraternal relación que Vincent tenía con su hermano Théo, quien le apoyó emocional y monetariamente durante toda su vida. Vincent repetía a  Théo que la autoría de sus cuadros correspondía a ambos y confiaba que en algún momento lejano sus obras tendrían algún valor.

En sus pinturas trata de exaltar su amor y gozo por la naturaleza, la belleza de las cosas simples, a través de un disfrute sincero por el color.

Vincent muere en 1890 a causa de un disparo que se hizo él mismo en el pecho. Su querido hermano viaja a acompañarlo y Vincent, finalmente, expira en sus brazos.

A continuación dejo un pasaje de una de las cartas a Théo:

Estoy leyendo Pierre y Jean, de Guy de Maupassant; es muy bello, ¿has leído el prefacio, explicando la libertad que tiene el artista de exagerar, de crear una naturaleza más bella, más simple, más consoladora en una novela, después explicando lo que tal vez quiera exactamente significar la frase de Flaubert: El talento es una larga paciencia, y la originalidad un esfuerzo de voluntad y de observación intensas? (Vincent van Gogh)

Otro hermoso pasaje:

Yo confieso no saber por qué será, pero siempre la vista de las estrellas me hace soñar, tan simplemente como me impulsan a soñar los puntos negros que representan en el mapa las ciudades y los lugares. ¿Por qué, me pregunto, los puntos luminosos del firmamento nos serían menos accesibles que los puntos negros en el mapa de Francia?

Si tomamos el tren para irnos a Tarascón o a Ruán, tomamos la muerte para irnos a una estrella.

Lo que es realmente cierto en este razonamiento es que, estando en vida, no podemos irnos a una estrella; lo mismo que estando muertos no podemos tomar el tren.

En fin, no me parece imposible que el cólera, el mal de piedra, la tisis, el cáncer, sean medios de locomoción celeste, como los barcos a vapor, los minibús y el ferrocarril lo son terrestres.

Morir tranquilamente de vejez sería ir a pie. (Vincent van Gogh)

Puedes encontrar todas las cartas de Vincent en la siguiente página (en inglés) http://vangoghletters.org/vg/letters.html

Ojalá puedas leer algunas, son conmovedoras desde el punto de vista literario y humano; en tanto, muy valiosas desde el punto de vista artístico y/o histórico.

¡Un abrazo!

Anuncios

Acerca de Romina Guerra

Graphic Designer / Diseñadora Gráfica - Pontificia Universidad Católica de Valparaíso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: