Una cita especial

Hola queridos amigos y lectores. Quiero compartir con Uds. una pequeña creación literaria. Espero que les parezca interesante y ojalá les guste.

Una cita especial

Era un día lluvioso, pero la invitación ya no podía posponerse. Maldición, la humedad iba a arruinar mi pelo y mis pestañas, me pregunté si eso le importaría a un tipo como él.

El lugar era un poco tétrico para el primer encuentro y estaba nerviosa, pues no tenía idea qué le iba a decir.

La verdad es que hacía varios años que le conocía de oídas y en el colegio le escuché una vez, pero no me cautivó su discurso. Sin embargo, ahora que lo recuerdo, esa primera presentación entre los dos me marcó lo suficiente para dedicar unos minutos a trazar con carboncillo un dibujo sobre las cosas que contó.

Una de mis amigas le conocía desde antes y al parecer estaba enamorada de él. Muchos -tanto mujeres como hombres- le admiraban, mientras yo no lograba ver sus supuestos encantos.
Atrasada, trotando cuesta arriba, metí el pie en una poza y salpiqué con barro mi vestido negro. Ahora sí que lucía horrible, qué pena.

RG - Dibujo de Una Cita Especial - por Romina Guerra Alvarez - rominaopina ©All rights reserved by Romina Guerra Alvarez

La llovizna cesó justo al momento de llegar al parque. Divisé a un tipo de espaldas a mí, cabizbajo, enfundado en un gran abrigo oscuro. Supuse que era él.
Repentinamente se enderezó y saludó. Respiré aliviada, no parecía nada extraordinario y con su pelo revuelto creo que se veía tan desaliñado como yo. Me senté junto a él y comenzamos a hablar.

Le conté que solía leer novelas, que evitaba los cuentos porque apenas alcanzaba a disfrutarlos.
Me preguntó cómo llegué a él, cómo accedí, por fin, a que nos reuniéramos.

– Hace unas semanas, un amigo me regaló un libro, con un mono y un escarabajo en la portada. Vi que tenía tu nombre y lo dejé de lado por el momento. Al otro día lo tomé y leí la primera página que hablaba sobre “las facultades analíticas”, y seguí leyendo. Cuando llegué al final, recordé que lo había leído algunos años antes y que en ese momento lo había encontrado ridículo.
– ¿Ridículo?-
– Sí, pero ahora, luego de varias novelas en el intertanto, me pareció genial, inteligente, brillante.
– Ah, ahora sí hablas con “alma y cordura”.
– ¡Jaja! Bueno, reconozco que devoré tus cuentos en un par de días, viviendo las imágenes y sensaciones que describías con miedo, con asco, con suspenso, esperando ser capaz de dibujarlas después.

Comenzaba a anochecer, el cielo estaba tormentoso y sentí una alegría salvaje en las venas. Durante un rato miramos las nubes arremolinándose rápidamente, mientras unas aves negras bailaban una danza sin sentido.

Me preguntó qué me había parecido ahora que lo conocía un poco más. Le dije que pensaba que estaba loco, que me parecía un genio loco y -quizás- bastante atormentado.

Desvió la mirada y no dijo más.

Vi la decepción en su semblante taciturno. No era eso lo que quería escuchar.

De repente, ante nosotros, apareció un gato negro. Me dio un ataque de risa, pues me pareció una burlona coincidencia. Edgar no rió, me miró con intensidad, y se fue.

No volví a verlo. Le busco cada día al anochecer, me obsesiona saber qué piensa, qué vivió, a dónde fue. Le busco en sus cuentos, sólo leo sus escritos. Mi mente insomne no permite dibujar nada más que aquel rostro pálido, el cabello revuelto y el abrigo negro empapado por la lluvia, tal como lo vi en aquel melancólico atardecer.

– Fin –

Anuncios

Acerca de Romina Guerra

Graphic Designer / Diseñadora Gráfica - Pontificia Universidad Católica de Valparaíso

Un Comentario

  1. ¡Ahhhh!

    ¡Edgar!

    Todo tiene su momento 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: